Contacto

Si tienes cualquier tipo de duda puedes contactar con nosotros, mediante:

O bien puedes contactar con nosotros con este formulario, le responderemos rápidamente.

Bruxismo o apretamiento

El bruxismo y apretamiento afecta en torno al 20% de la población. La mayoría de los pacientes afectados de esta patología no son conscientes debido a que aprietan o rechinan los dientes de una manera involuntaria por ansiedad.

El bruxismo puede ser nocturno o diurno, siendo el nocturno el que presenta mayores problemas debido a que el paciente no tiene consciencia de la realización del apretamiento y por lo tanto es difícil de controlar.

No hay consenso científico sobre la causa del bruximo, aunque se conoce que el desencadenante en un alto porcentaje es el estrés que padecemos día a día. 

Los factores que influyen en son:

  • Mala higiene postural durante el día o mientras dormimos.
  • Dieta
  • Nivel de ansiedad
  • Falta de capacidad para relajarse
  • Motivos anatómicos
  • Disfunción ATM

¿Cómo notar si tengo bruxismo o apretamiento?

Los síntomas que padecen los pacientes que bruxismo son:

  • Desgaste de los dientes
  • Problemas del sueño, incluyendo posibles interferencias en el sueño del compañero debido al ruido que se hace por el rechinamiento.
  • Ansiedad, estrés y tensión, debido a que no se relajan los músculos de la mandíbula durante la noche.
  • Dolor en el oído: debido a que los músculos de la mandíbula y la propia articulación está muy cercana a la zona auditiva.
  • Sensibilidad dental
  • Dolor, inflamación o sensibilidad mandibular, en especial durante las primeras horas de la mañana.

¿Qué tipo de bruxismo o apretamiento tengo?

Existen diversos tipos de bruxismo o apretamiento, provocando cada uno de ellos unos efectos distintos y una problemática distinta:

  • Según el momento en el que se desarrolla
    • Nocturno o del sueño: ocurre mientras el paciente duerme, sin que sea consciente del problema. El mismo se suele percatar porque el odontólogo le advierte del deterioro del esmalte y la dentina o bien porque su compañero de sueño le advierte. Se produce durante las fases del sueño no REM. Provoca problemas como las cefaleas tensionales y problemas cervicales.
    • Diurno o de vigilia: se produce durante el día, debido a momentos de alto estrés y sea laboral o personal.
  • Según el grado de afectación:
    • Grado I: se denomina hábito incipiente debido a que el hábito no se produce de una forma muy frecuente, por lo que la solución es mucho más sencilla. Se presenta durante cortos periodos de tiempo o bien de forma eventual. En ocasiones, se debe a la presencia de otra patología bucodental que lo provoca.
    • Grado II: también llamado de hábito establecido. En esta afectación la práctica se realiza ya de una forma habitual y agresiva, por lo que provoca otras afecciones. En este nivel suele estar presente un problema importante de ansiedad .De no ser correctamente tratado, deriva en un grado de afectación de grado III.
    • Grado III: se denomina incluso “de hábito poderoso”, debido a que durante este grado de afectación el paciente presenta constantemente la patología ya sea de forma consciente o inconsciente. Llegados a este nivel se producen graves problemas para la salud general del paciente y en muchos casos permanentes.

¿Qué tratamiento debo seguir?

El tratamiento adecuado varía en función de cada paciente, ya que el patrón de apretado o rechinamiento configura un problema singular. En la Clínica del Doctor Terrón somos especialistas en solucionar problemas de bruxismo, recomendando protectores personalizados para cada paciente compuesto de materiales acrílicos de alta dureza.

Es importante que exija que se le personalice el protector ya que la forma de la mordida es distinta en cada persona y que el material del protector sea duro para evitar que se potencie aún más el problema.

En la Clínica Doctor Terrón estaremos encantados en atenderle y recomendarle el tratamiento más adecuado a sus necesidades.